Archivo en 1936-1957



{{txt}}

En 1936, durante el rectorado de Juvenal Hernández, se rescataron materiales de la Biblioteca Universitaria compartida con el Instituto Nacional, con el fin de crear la Biblioteca Central. Esta se enriqueció con sucesivas donaciones, como por ejemplo la del ex Presidente de la República Pedro Montt (1906-1910). 


Entre 1936 y 1957 dirigió la institución Héctor Fuenzalida, escritor y pionero de la bibliotecología en el país, cuya gestión fue esencial para concretar la donación de la biblioteca personal de Pablo Neruda junto a sus más de siete mil caracolas en 1954. 


Dicho legado imprime a nuestro actual archivo el carácter de museo, pues en el año 2009 esta colección fue declarada Monumento Histórico Nacional