La memoria del mundo y la historia de las Epidemias en Chile



Lunes, 30 de marzo de 2020




La Colección Lira Popular contiene versos que expresan parte de la historia de la salud en Chile

Como Archivo Central Andrés Bello nos hemos sumado a los llamados que la Universidad de Chile y las autoridades sanitarias han realizado, convocando a toda la comunidad a actuar solidariamente y seguir las recomendaciones de higiene y autocuidado necesarios para sobrellevar la pandemia que hoy nos afecta globalmente.


Las reacciones sociales e individuales que tenemos frente a situaciones de crisis como la que estamos viviendo, responden a una historia de las enfermedades que han afectado a nuestro país en varios momentos de nuestra vida republicana y que han exigido respuestas, tanto por parte de la sociedad organizada como de las autoridades en los distintos momentos tuvieron que hacer frente a estos males que afectaron a la comunidad nacional. 


Muchas de esas acciones han quedado en testimonios oficiales, como las leyes promulgadas por el Congreso Nacional para hacer frente a las enfermedades o la creación de una institucionalidad que se ha hecho cargo especialmente de la Salud Pública, materiales que nos permiten indagar en la forma en que hemos vivido con estos males y las estrategias que se han establecido en distintos periodos para enfrentarlos. Pero la perspectiva de la ciudadanía siempre es difícil de aprehender para conocer desde su experiencia esta historia. 


La Colección Lira Popular de nuestro Archivo es un fondo documental fundamental para sortear la brecha que dificulta el conocimiento de la historia de las enfermedades epidémicas en Chile más allá de la perspectiva médica y de la autoridad. En sus cantos en décima quedaron registradas las formas en que las y los ciudadanos comunes pensaron, sintieron y se prepararon para enfrentar este tipo de enfermedades, compartieron sus conocimientos para prevenir el contagio y expresaron sus temores y angustias. 


En 2013 la colección se incorporó al registro de la Memoria del Mundo (MOW) de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y sus piezas han sido objeto de un importante proyecto de puesta en valor que implicó trabajos de conservación, catalogación y digitalización. Todas las piezas de la colección están disponibles en la Biblioteca Digital de la Universidad de Chile, aquí


Uno de los cantos referentes a las enfermedades epidémicas que afectaron a nuestro país fue escrito por el ¨pueta¨ Pedro Villegas y se titula ¨Los versos del cólera¨. Se trata de un pliego completo dedicado a dar cuenta de las preocupaciones económicas, la desconfianza con el otro, las noticias provenientes del extranjero, entre otros temas que acompañaron a la propagación de esa enfermedad. 


Acá compartimos la transcripción de esta pieza: 

Villegas, Pedro. Los versos del cólera. Ca. 1866-1930. Colección Lira Popular, Archivo Central Andrés Bello.



Los Versos del Cólera


Si el cólera viene aquí

pobres Porteños que haremos

clamaremos al Padre Eterno

como el grande rei David.


De la otra banda señores

este mal se presentó

I a nuestra patria llegó

con los contajios mayores;

no han podido los Doctores 

dar medicina feliz

para este mal infeliz

que es temerario se advierte,

esperaremos la muerte

si el cólera viene aquí.


A San Felipe llegó

primeramente este mal, 

desolando por igual

los habitantes por Dios, 

bastante gente murió

del cólera bien sabemos

la muerte la esperaremos

de la epidemia por cierto, 

si llega a entrar al puerto

pobres porteños qué haremos.


Mandó el señor Intendente 

a los doctores nombrados, 

los cuales se han presentado

para examinar la jente,

dijo el señor Presidente

en virtud que son gobierno

puedo hacer un juicio eterno,

a favor de los viviente

en caso que se presente

clamaremos al Padre Eterno.


[en mal estado]


El cólera en la Arjentina

hace doble operacion,

I si a nuestro Chile viene 

arruinará la nacion.


Pobres fruteros que haremos

si sigue mal el negocio, 

la carabina de Ambrosio.

con el tiempo sacaremos.

en trabajar no pensemos

porque será mayor ruina,

en Maipo, dicen las chinas

que este mal quiere entrar;

porque lo han oido mentar

el cólera en la Arjentina.


En este puerto sereno

no se conversa otra cosa, 

que el cólera está en mendoza

encima de los chilenos.

los portillos estan llenos

de vuestra guardia en razon

conversa la poblacion,

que ese mal, es como un aire

y el cólera en Buenos Aires

hace doble operación.


En Córdoba jente muere

del cólera por mi Dios;

un aduanista murió

por comer frutas infiere,

mueren hombres i mujeres

de ese mal que al corazon,

que triste lamentacion

para los cuyanos será

y aquí tambien llegará

arruinando la nacion.


Anteriormente vendia

para medio mantenerme,

y hoi dia no hallo que hacerme 

para poder pasar el dia

la jente me compraria,

pero si plata no tiene

¿Con qué diablo se mantiene

para componer el rostro

¿Que haremos todos nosotros

si el cólera a Chile viene?


Por último, los fruteros

si el negocio sigue malo, 

tendrán que morder el palo, 

lo mismo que peon añero

trabajando el dia entero

para ganarse la vida;

si el que oficio no tenía, 

por el tiempo tristemente

para ganar cuatro veintes

trabajará todo el día. 


En la cuesta de Berberia

en la ciudad de Sadaria, 

hasta el objeto llegara

si me pasara a Caferia


La Grecia i el Portugal

cinco millones presenta,

y el poeta, cuarenta cuenta

del Japon en caso tal, 

trece millones cabal

hai en la Colombia, seria

en el gran mar de Tiberia, 

decian los superiores

han de haber muchos cantores

en la cuesta de Berberia.


Son doce las capitales

las que presenta la España,

la jente que la acompaña

son dieziocho muy cabales.

la jeografía me vale

en la ciudad de Samaria,

oyendo palabras diarias

de cantores arbitrarios

habrán varios operarios

en la ciudad de Sadaria.


Endiezisiete comarcas

la Europa está dividida,

en grandes capitanías

y el reino de Dinamarca

casi todo el mundo abarca

la mar, es cosa mui clara

yo todo el mar navegara;

y a si es por esta razon,

me enbarca para el Japon

hasta el objeto llegara.


Hay cuatrocientos millones

de habitantes en la gran China,

ni la Europa que tan fina

le iguala en sus estenciones,

tiene tantas poblaciones:

pero se vé una miseria

en la ciudad cautiveria, 

por eso que yo me fundo

fuese a rrecorrer el mundo

y me pasara a Caferia


Todita España entera

tiene dieziocho millones, 

de sus grandes poblaciones

la Galicia es la primera

guipuscoa segundera

por el tanto les avisos,

el andar sea preciso

por el camino de los Andes,

donde habrá puerto mas grande

que el puerto de Valparaíso




<< volver