Constitución política de la República de Chile, Santiago, 1828.

Colección Domingo Edwards

Archivo Central Andrés Bello


Edición en tamaño folio del texto constitucional aprobado en 1828. Pertenece a la rica colección donada por los herederos del bibliófilo Domingo Edwards Matte (1891-1962) en 1962 a la Biblioteca Central de la Universidad de Chile, hoy Archivo Central Andrés Bello. Dicho acervo, constituido por varias secciones, incluye piezas de inmenso valor entre las que sobresale una colección importante de textos que dan cuenta de los inicios de la imprenta en Chile (finales del siglo XVIII- principios del XIX).


Llama la atención que se hayan publicado tantas versiones de esta carta fundamental el mismo año, sin duda en un afán de difusión y publicidad por parte del gobierno de Francisco Antonio Pinto (1785-1858). Las tres ediciones existentes en la Colección Domingo Edwards Matte fueron elaboradas por la Imprenta de Ramón Rengifo, que había comenzado a funcionar en 1826 y era una de las cuatro que había en la capital. Ramón Rengifo (1795-1861), periodista, editor y político, era cercano a las posiciones conservadoras y, en la coyuntura de 1829, franco partidario de los estanqueros. Ello no impidió que su establecimiento tipográfico editara como encargo oficial, y con mucha profusión, la Constitución de 1828, de signo liberal.


El presente ejemplar difiere formalmente de los otros que se encuentran en la misma colección. Es de un tamaño mayor, factor indicativo de determinadas prácticas lectoras y del propósito del impreso en tanto objeto. No se presta tanto a ser portátil como una edición de bolsillo, aunque tampoco es una edición lujosa para exhibirse, más que ser leída. Entre la caja del texto y el borde de la página hay un espacio grande, tanto en sentido vertical como horizontal. Ese espacio en blanco ofrece una superficie muy propicia para hacer anotaciones, como en efecto este ejemplar posee, revelando que se trata de una modalidad editorial fabricada ex-profeso con ese fin, previendo una lectura intensiva del texto y concibiendo la edición como un insumo de trabajo para juristas, abogados, políticos u otros eventuales lectores estudiosos de una obra de esta índole.


El ejemplar perteneció a Agustín Vial Santelices (1772-1838), abogado, político y parlamentario chileno, quien comenzó su actuar en la vida pública durante los años de la independencia. Entre otros cargos, ocupó el de diputado en el Congreso Constituyente de 1823. No es extraño, entonces, que dejara una serie de anotaciones manuscritas al margen del texto. Con una caligrafía muy apretada, en efecto, Vial estampó comentarios, dudas y críticas en distintos pasajes, con mayor profusión en el Capítulo VI, referido al Poder Legislativo.


Esta edición tiene además algunos rasgos tipográficos particulares. Su portada incorpora una ilustración en el centro: un ave de grandes dimensiones, aparentemente un águila, sostiene un escudo con la imagen de un volcán en erupción (presente en las banderas patrias desde 1817 y durante los últimos años de emancipación nacional). Las garras del ave descansan sobre una rama y lo que parece ser un carcaj de flechas, mientras que detrás del águila hay cuatro estandartes y sobre su frente fulgura una estrella. 


La Constitución de 1828 es considerada un resumen de los principios liberales que ganaron preponderancia en Chile durante la primera mitad del siglo XIX. En la redacción del texto habría tenido protagonismo José Joaquín de Mora (1783-1864), intelectual español avecindado en el país y ferviente defensor del liberalismo.


Por otra parte, esta constitución fue asimismo fruto de un proceso de maduración de los mecanismos políticos para crear una carta fundamental (una comisión de un número muy acotado de hombres públicos que presenta un proyecto al Congreso Constituyente que la designa), luego de las experiencias de las décadas previas. Pese a que el texto generaba aceptación entre gran parte de los actores políticos de la época, la controversia en la interpretación de sus contenidos llevó a una crisis y su posterior derogación por la carta de 1833. Por los rasgos comentados, consideramos que este ejemplar representa a cabalidad la colección de Primeros Impresos resguardada por el Archivo Central Andrés Bello.


Bibliografía

Sofia Correa, “Los procesos constituyentes en la historia de Chile: lecciones para el presente”, Estudios Públicos, 137 (2015), pp. 43-85.

Francisco Ocaranza, “La Constitución Política de 1828, testimonio del ideario liberal”, Ars Boni et Aequi, 4(2008), pp. 31-58.

Raúl Silva Castro, “Ramón Rengifo (1795-1861)”, Anales de la Universidad de Chile, año CVX, n° 105 (1957), pp. 207-245.


Créditos y edición: Tomás Cornejo.

Fotografía: Camila Torrealba P.

Santiago, 3 de enero de 2018.

                                                                                                                                                                                                                         Anterior        Siguiente


FICHA DE CONSERVACIÓN